¡Clases a la calle!

Porque el conocimiento no es de nadie, porque nos pertenece a todos. Extendemos lo que hacemos en la academia, transformamos los espacios en escenarios de disputa y ¡nos vamos a la calle! ¡A disputarles todo!